Diagnóstico presencial de las humedades por parte del arquitecto de MUROTERM

Diagnóstico presencial de las humedades por parte del arquitecto de MUROTERM 150 150 admin

¿Es importante “diagnosticar” presencialmente las humedades por capilaridad en una vivienda o local antes de colocar un equipo de electroósmosis inalámbrica?

En MUROTERM nunca colocamos un equipo de electroósmosis inalámbrica si haber “visto” in situ las humedades existentes en una vivienda o local.

Inicialmente, al recibir la consulta, el arquitecto de MUROTERM contacta telefónicamente con la persona afectada y mediante una exhaustiva serie de preguntas relacionadas con las humedades existentes establece un prediagnóstico de las mismas. Si, a juicio del arquitecto, existen altas probabilidades de que se trate de humedades por capilaridad, se lo manifiesta al cliente y este decide la colocación o no de un equipo de electroósmosis inalámbrica MUROTERM MTH-300.

El día y hora concertados con la propiedad para colocar el equipo, el arquitecto de MUROTERM se presenta en la vivienda o local afectado y, tras la medición correspondiente de las humedades en las mismas y la comprobación “in situ” de que se trata de humedades por capilaridad, se coloca el equipo MUROTERM MTH-300.

Si en este examen y medición presencial se detectara otro posible origen de las humedades, tal como filtraciones o condensaciones desde el forjado sanitario, fugas a pie de bajante, embozamiento de arquetas de saneamiento, etc., no se procedería a la colocación del equipo, cobrándose únicamente por desplazamiento la cantidad de 150,00€.

Es muy importante este análisis presencial, porque se pueden dar casos cuyo origen no sea el de capilaridad, en cuyo caso la electroósmosis inalámbrica, también las inyecciones química, son ineficaces. En MUROTERM nunca enviamos equipos por correo sino que los coloca personalmente nuestro arquitecto especialista, porque la garantía que damos es la devolución del 100% del importe del equipo en el plazo de un año. No podemos arriesgarnos por ello a colocar un equipo sin tener la certeza de que va a resultar eficaz.